(+34)931675734 info@roomglobal.es

Cuando tomamos la decisión de construir nuestra propia casa lo hacemos pensando en levantar nuestro propio hogar, un lugar al que poder llamar refugio y que esté hecho a nuestra «imagen y semejanza», con todas las características y necesidades que consideramos imprescindibles para tener la vida de nuestros sueños. 

Sin duda, poder elegir cada detalle del espacio en el que vamos a pasar, posiblemente, el resto de nuestras vidas, nos proporciona un sinfín de facilidades. No obstante, son varias los aspectos que debemos tener en cuenta antes de embarcarnos en un proyecto de semejante envergadura. A continuación, nombramos algunos de estos aspectos en la ciudad de Barcelona. 

Aspectos importantes que debemos valorar

En primer lugar, tenemos que ser conscientes del presupuesto con el que contamos para ello. Construir una casa en Barcelona no es tan económico como podría resultarlo en otras ciudades españolas, como Soria o Lugo. Por este motivo, es importante fijar el presupuesto del que disponemos y verificar nuestras opciones de financiación (a través de un barco, por regla general).

La localización y la compra del terreno es otro factor vital, pues debemos estudiar las características de la parcela y otros aspectos: la orientación, el entorno, asegurarnos de que no tenga ninguna deuda, revisar la normativa de construcción, etc. Así, podremos enfocar la construcción de forma correcta e incluso abaratar costes. 

Para levantar una construcción se necesitan varios permisos y contratos:

contrato de arras, licencia de obra, etc. Normalmente es el arquitecto del proyecto quien se encarga de gestionar todos estos trámites burocráticos. 

Esto nos lleva a otro punto muy importante: elegir el equipo en el que vamos a confiar la construcción nuestra casa. Hoy en día existe una amplia variedad de ofertas de arquitectos, de constructoras… pero es muy importante elegir a personas con las que compartamos la misma idea y visión. 

Una vez hemos contratado nuestros equipo de proyecto, llegamos a la parte más personal y que supone una mayor implicación por parte del cliente: el diseño de la vivienda. En este punto se elabora toda la parte técnica de la construcción ajustándonos al presupuesto facilitado al inicio.

Por último, nos encontramos ante la fase de construcción. Habitualmente, el despacho de arquitectura suele ser también quien contrate la constructora que edifique nuestro hogar y finalizar así con el proceso de construcción de la vivienda.

Es importante, de nuevo, elegir un equipo que priorice los intereses del usuario y se ajuste lo máximo posible a sus deseos y presupuesto. Normalmente se solicitan varios presupuestos en función del proyecto y se selecciona el que más se ajuste en relación calidad-precio.

Este punto lo podemos dividir en varios apartados: la preparación del terreno donde vamos a edificar, la cimentación, la estructura de la vivienda, los cerramientos tanto interiores como exteriores, los acabados, etc. Lo más aconsejable es dejar en manos de expertos la elección de los materiales, en función del coste, la calidad y los plazos previstos. 

Ahora que ya sabemos qué aspectos no podemos pasar por alto a la hora de construir nuestra propia casa, estamos preparados para elegir a los mejores profesionales que nos acompañarán en este proceso.

Share This