(+34)931675734 info@roomglobal.es

Mucha gente considera la idea de construir tu propia casa algo descabellado, sin embargo, el ahorro de dinero que puede suponer lo convierte en una opción muy válida. Esto se debe la supresión del precio de la promoción, abaratando la construcción a precio de coste y convirtiendo al futuro propietario en su propio autopromotor.

En la zona de Barcelona los precios de alquileres y casas están disparados. Esto hace que mucha gente se replantee esta opción.

Son muchas las resistencias que se nos plantean antes de decidirnos a llevar a cabo este plan. Entre ellas, el enorme esfuerzo que supone y la posible falta de conocimientos técnicos. No todo el mundo tiene los conocimientos de arquitectura necesarios para llevar a cabo esta obra. Para sobreponernos a esta clase de hándicap, es importante una buena planificación.

Actualmente, un número alto de personas opta por elegir un diseño personalizado para la casa que va a habitar. Lo idóneo antes de lanzarse a un proyecto como este, es dejarse asesorar por una constructora profesional. Existen muchas que ofrecen asesoramiento gratuito.

De la misma manera que no conviene empezar la casa por el tejado, tampoco conviene saltarse pasos para una obra de tal calibre.

El primer paso es claro: el presupuesto. Hay que contar con los materiales a utilizar, así como el asesoramiento legal, topográfico y de geotécnico.

El gasto más caro será la obra. Lo más habitual es contratar una constructora externa, la cual se encargará de llevar a la práctica nuestro diseño o uno suyo que hayamos elegido. Además, nos debe asesorar sobre el coste total de la ejecución, que suele ser en euros por metro cuadrado y variará dependiendo de las dificultades del terreno, entre otros factores.

También hay que tener en cuenta las tasas e impuestos y contar con un dinero de seguridad que nos permita afrontar cualquier variación final del precio. Estos gastos de impuestos y honorarios son tales como la licencia de obra, el seguro de responsabilidad civil,

Conviene recordar que uno de los puntos más costosos del presupuesto suele ser el precio del terreno. En algunos casos el precio del suelo puede significar hasta el 50% del total.

Tras ajustar nuestro presupuesto para construir nuestra futura morada, debemos proceder al estudio topográfico y geotécnico. Ello nos marcará una geometría exacta de la parcela, así como las características del terreno. Sumando ambos estudios, su precio puede oscilar entre 800-1600€, dependiendo de las dificultades.

Es importante tras este primer estudio tener en cuenta varios factores: la interconexión eléctrica, sistema de abastecimiento de agua y el sistema séptico.

En cuanto a la interconexión eléctrica, es importante tener en cuenta que va a conllevar una serie de impuestos y autorizaciones por parte de las empresas eléctricas y la Comunidad en cuestión. Hoy en día, están saliendo nuevas formas de energías renovables que merece la pena estudiar.

El sistema de abastecimiento hidráulica es otro factor imprescindible si no quieres suministrarte mediante garrafas de agua toda la vida.

Tras los estudios mencionados, se conocerá si el terreno es adecuado para una correcta fosa séptica donde se almacenen las aguas residuales y cuáles son las opciones.

Ya que no todos poseemos conocimientos de arquitectura, es conveniente dejar que sea un profesional quién nos genere un proyecto básico y esboce los planos de la futura vivienda.

No debemos dejar sin controlar ningún aspecto de cada paso en esta obra. Incluso si contratamos una constructora que nos ejecute la idea, debemos pensar aspectos como la orientación, iluminación e incluso la misma dirección del viento. Aspectos que más delante repercutirán en la funcionalidad del hogar.

Las empresas encargadas de la ejecución final de la obra no son los únicos entes externos con los que debemos contar, es recomendable contar con organismos de control de calidad.

Share This